Origen de las monedas virtuales

La moneda virtual es también conocida como dinero virtual o dinero electrónico, el cual es un medio de intercambio comercial disponible en forma digital que posee usos similares al de la moneda física representada en billetes y monedas metálicas.

Como característica principal cuenta con transacciones instantáneas y sin límites fronterizos, pues su gestión es por medio de la web, además, pueden ser utilizadas para compra de bienes y el pago de servicios.

La moneda virtual, al igual que la criptomoneda es un tipo de moneda digital que no posee regulaciones ni controles por parte de ningún gobierno ni entidad bancaria, y en ocasiones de ninguna institución.

Adicionalmente, la moneda virtual suele estar limitada en su uso y aceptación a una comunidad específica o plataforma delimitada por su función. Por ejemplo, una comunidad virtual específica.

Las divisas electrónicas no suelen estar respaldadas por ningún bien tangible, sin embargo, la primera moneda virtual que surgió fue la E-Gold en el año 1996 y estuvo respaldada por el oro.

Los inicios de las monedas virtuales tienen sus orígenes en los años 90, y permitía a los usuarios intercambiar dinero fiduciario a cambio de estas e-coins presuntamente con miras al lavado de dinero, por lo que rápidamente fueron prohibidas.

Específicamente, los gobernantes de los Estados Unidos tomaron cartas en el asunto de forma inmediata, cuando el uso de estas monedas virtuales fue hallado ilícito. Sin embargo, esta moneda dio un giro hasta generarse las conocidas criptomonedas.

El dinero virtual se encontró originalmente en plataformas virtuales como juegos en línea, mucho antes de ser considerado como una opción de compra o venta en la vida real. A pesar de que eran canjeadas por dinero real, su uso estuvo limitado a las transacciones inherentes al juego y controladas por los desarrolladores del mismo.

El mejor remedio casero para tratar la diabetes

Ser diagnosticado con diabetes es una noticia que puede cambiar la vida de una persona, ya que comienza afectar nuestros hábitos más simples del día a día. Dado que se trata de una enfermedad donde el cuidado de la salud es fundamental para evitar complicaciones.

Por ello todas las indicaciones del médico deben ser tomadas al pie de la letra. Al mismo tiempo, es necesario optar por un estilo de vida más saludable y natural. Es aquí donde entran en juego los remedios caseros para la diabetes.

Estos remedios son una opción segura, económica y sencilla para mantener un organismo saludable, y continuar llevando una vida normal, sin ningún tipo de limitaciones.

Canela

Esta especia, no solo resulta una estrella en la cocina, sino que también ha demostrado ser la clave en el remedio casero para la diabetes, dado que favorece la distribución de la glucosa a través de la producción de la insulina.

En ese sentido, consumir canela como parte del tratamiento para diabetes permite reducir el contenido de azúcar en la sangre, y controlar los niveles de colesterol en estos pacientes también.

Además, introducir la canela como remedio casero para la diabetes dentro de la dieta diaria del paciente es muy fácil, pues existen diferentes opciones, desde bebidas hasta su consumo directo.

Té de canela

Para preparar una infusión o té de canela, solo se necesita una pequeña cucharada de canela en polvo o un trozo de su corteza; agua y miel para endulzar, si lo considera pertinente.

Dentro de una olla se agrega una taza de agua y la canela para que la mezcla hierva durante unos minutos. Luego se cuela el té, se le agrega la miel (si lo desea), y se deja reposar por un rato.

Otra opción, consiste en consumir una cucharadita de canela agregándola en otras comidas o postres.