Los cítricos y sus propiedades

Cuando se habla de cítricos, de inmediato se piensa en un delicioso sabor y en un rico aroma, exactamente en frutas, las cuales son realmente deliciosas y se consumen durante todo el año en zumos, ensaladas y otras diferentes presentaciones, especialmente en verano resultan fantásticas para aliviar el calor.

Algunos cítricos son el limón, la mandarina, la naranja dulce y el pomelo. En cuanto a su origen, provienen del sudeste asiático, aunque con el paso del tiempo fueron introducidas por diversas culturas en otras partes del mundo y en la actualidad su cultivo se ha extendido en casi todo el planeta.

Ahora bien, los cítricos son excelentes para la salud, pues cuentan con muchas propiedades que benefician diferentes sistemas, incluso ayudan a prevenir diversas enfermedades. Por ejemplo, para los deportistas, resultan perfectas, ya que les permiten reponer los minerales y el agua perdida durante la actividad física. También, fortalecen sus defensas y minimizan la posibilidad de sufrir alguna lesión.

Incluso, los cítricos son utilizados en otros campos como la industria de los perfumes y la aromaterapia, ya que las cáscaras de las frutas tienen aceites esenciales que proporcionan los aromas deliciosos y profundos, estos son excelentes para revitalizar, energizar y hacer los espacios más agradables.

Beneficios de los cítricos a la salud

Flavonoides y Carotenoides: estos componentes son excelentes para la salud cardiovascular, tienen el poder de evitar la oxidación del colesterol malo, así que no permite que se adhiera a las paredes de los vasos sanguíneos y así previene la arteriosclerosis.

Vitamina C: fortalece el sistema inmunológico, ya que estimula la producción de anticuerpos, contribuye a la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes. También ayuda a la absorción del hierro y tienen antioxidantes que actúan contra los radicales libres, pues estos aceleran el envejecimiento y promueven el desarrollo de enfermedades.

Ácido fólico: ayuda a la creación de anticuerpos, la producción de los glóbulos y la síntesis del material genético.

Potasio: es necesario para la acción del impulso nervioso, también facilita el equilibrio del agua con respecto a las células y es vital para la actividad de los músculos.

Magnesio: beneficia el sistema inmunológico, además que es necesario en los huesos y dientes y se asocia al funcionamiento de los músculos, intestino y nervios.

Ácidos málico y cítrico: son los responsables del sabor ácido, además tienen poderes desinfectantes y potencian el poder de la vitamina C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *